Embarcaciones


Idealmente al finalizar la temporada la embarcación se saca del agua y se limpia. A parte de las inclemencias del tiempo, las algas, los parásitos y otras adhesiones se han hecho cargo del barco. Hasta ahora se limpiaba el barco con costosos y pesados trabajos a mano. A continuación se lijaba a mano, con arena o con otros aparatos.

El uso necesario de agua, productos químicos o arena hacía necesario recoger estos restos y desecharlos con un alto coste.

Esta limpieza convencional es altamente nociva para el medio ambiente. Mediante el uso del método de chorro de hielo seco se proteje el medio ambiente.

Al contrario que los métodos tradicionales, el chorro de hielo seco es una técnica rentable y respetuosa.


La limpieza con hielo seco no daña el medio ambiente, ahorra tiempo y es económica. Con la limpieza con hielo seco se pueden limpiar todas la superfícies de una embarcación, ya que es un método antiséptico, seco y sin el uso de productos químicos.

La ventaja de esta técnica es que inmediatamente después de la limpieza se puede proceder a l repintado con imprimación y antifouling. También es posible limpiar todo el interior de su barco con esta técnica. El resultado es una superficie libre de gérmenes, una gran ventaja para todos los que padecen alérgias. La cabina se puede volver a utilizar inmediatamente después de la limpieza.

Para las zonas con mala accesibilidad como la transmisión o para piezas delicadas como el motor, cilindros hidráulicos o juntas hasta ahora había que trabajar manualmente. Dado que el medio de limpieza no es conductor, también se puede trabajar en estas áreas de manera rápida y efectiva.


Ventajas

  • No-abrasivo, no causa daños

  • Sin residuos secundarios

  • Técnica segura y respetuosa con el medio ambiente

  • Rápido